Regístrate,

y aprovecha las oportunidades en Finco Online.


En la actualidad, la avalancha de información sobre cifras económicas parece llamar a poner en pausa la idea de invertir en una vivienda o un bien raíz. Sin embargo, los expertos aconsejan analizar las distintas opciones que ofrece la banca y estudiar el caso a caso para no descartar a priori una inversión con excelente plusvalía y rentabilidad.

Carlos Smith, economista del Centro de Estudios en Economía y Negocios de la Universidad del Desarrollo (CEEN), señala que las tasas de interés seguirán en expansión. Aunque, desde el punto de vista de la compra de una vivienda, afirma que se trata de tasas normales, como las que se veían hace algunos años.

“Lo que ocurre es que llevábamos un periodo largo con tasas muy bajas, que son poco usuales. Se esperaba una normalización más paulatina, pero se aceleró debido a medidas como las ayudas estatales y los retiros de fondos de pensión. Por eso estamos un poco “shockeados” con esta llamada alza de tasas”, dice el experto.

Smith explica que si se piensa en posponer la compra de un inmueble, esperando que las tasas bajen y vuelvan a valores previos a su incremento, podría pasar por lo menos una década. Estima que en el corto plazo no se volverá a tasas tan bajas, como las que estábamos acostumbrados.

Entonces, recomienda analizar el caso a caso y estudiar si se puede o no solventar una compra a 15 o 20 años plazo.

PRIVILEGIAR TASAS MIXTAS

Andrés Sanhueza, miembro de la Comisión Finco de la CChC Concepción, comenta que no todos los bancos están reaccionando de la misma manera ante el aumento de 3,5% de las tasas de interés decretada por el Banco Central.

Agrega que, si bien, existen entidades que ya han incorporado este aumento con contracciones en los plazos del crédito hipotecario; las tasas siguen siendo atractivas.

Sanhueza entrega una buena alternativa para continuar con el sueño de la casa propia o para no postergar la compra. “Hay mecanismos para endeudarse que permiten resolver la incertidumbre futura, como es optar por tasas mixtas”.

Como su nombre lo dice, estas tasas son una mezcla entre la fija y la variable. Consiste en que al solicitar un préstamo el banco aplica una tasa fija por un determinado tiempo, que puede ir entre 5 a 7 años. Pasado ese plazo, comienza a aplicar una tasa variable, previamente pactada con el cliente.

Sanhueza explica que las tasas mixtas eran poco considerabas, porque las tasas fijas eran muy buenas y convenientes. En este contexto, las tasas mixtas adquieren protagonismo.

Agrega que otro de los mecanismos que el cliente puede aprovechar es el sistema de portabilidad financiera, que permite abaratar los costos de refinanciamiento.

Por ello, recomienda “vitrinear” en los distintos bancos y así resolver el dilema de pagar mayores tasas.

PLAZO DE 30 AÑOS

Una de las entidades bancarias que no ha cambiado los plazos respectos de los créditos hipotecarios es Scotiabank. La gerente de Estrategia y Comercialización Hipotecaria, Miriam Rivas, señala que han seguido avanzando con el plazo máximo a 30 años, en el producto semivariable.

Advierte, sin embargo, que “el tema de las tasas tiene un grado de relatividad, ya que dependen del monto y plazo máximo a convenir”. Pero asegura que “somos competitivos en este tema”.

Así como éste, existen otros bancos que no han variado sus exigencias para optar a un crédito hipotecario y tampoco han endurecido los plazos. Por ello, menciona la ejecutiva, “pese a que la actual situación económica incide, han observado que varios clientes se “auto rechazan” sin acudir al banco por su evaluación”.

A esto se suma, señalan desde la CChC Concepción, que actualmente existe una oferta con precios convenientes, que podrían cambiar producto del impacto sobre los proyectos de factores como el alza en el costo de materiales y mano de obra y la eventual eliminación de la exención del IVA a la construcción.

Por lo que aconsejan que éste podría ser un buen momento para invertir en viviendas, teniendo en cuenta además el alza que experimenta el mercado de arriendos en Concepción.

Entonces, la receta es clara para la compra de una vivienda: revisar oportunidades y descubrir las opciones bancarias que aún ofrece el mercado.

Compartir